Gas más costoso: la decisión política de Sánchez le puede salir cara a España

0
58
Foto: Cortesía

El Gobierno del presidente Pedro Sánchez no se encontraba en la vicisitud de buscar nuevos caminos para garantizar el suministro de gas a España. Ya que España es uno de los países de la Unión Europea (UE) que menos depende del gas ruso, un 10 % en 2021. Sin embargo, el Ejecutivo español tiene otra encrucijada.

España ha decidido dejar de ser neutral oficialmente en el conflicto del Sáhara Occidental. Ya que hasta la fecha siempre se había mostrado alineada con los postulados de Naciones Unidas; que aboga por una solución multilateral en la que se contemple el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui.

Es importante recordar que el Sáhara Occidental fue colonia española hasta 1976. Su retirada provocó una disputa territorial entre Marruecos, que se anexionó el territorio al considerarlo parte de la nación, y el Frente Polisario; organización reconocida por la ONU como legítimo representante del pueblo saharaui y que reclama su estatus de independencia. 

Te puede interesar: Gran consumo califica el paro del transporte de «problema de Estado»

En este marco, Sánchez ofreció su apoyo recientemente a Marruecos; al considerar su propuesta de autonomía como la «base más realista» para solventar el conflicto territorial. Esta decisión, sin embargo, provocó el malestar de Argelia; enemistada desde hace décadas con la nación vecina alauita y uno de los socios gasísticos importantes para España

Contratos no renovados

La tensión diplomática llega cuando Argelia está revisando, como suele ser de forma habitual, las tarifas del gas de los próximos tres años.

De hecho, el pasado jueves, la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Transición Ecológica y para el Reto Demográfico de España; Teresa Ribera, reconoció que Argelia, a través de su empresa pública Sonatrach; tiene intención de aumentar los precios del gas que exporta al país europeo.

No obstante, la ministra consideró que el cambio de postura del Gobierno de España con respecto a la situación del Sáhara Occidental no es el motivo de la decisión argelina; que ya habría planteado sus intenciones con anterioridad.

En cualquier caso, el suministro de gas argelino a España se viene resintiendo en los últimos meses. En noviembre cerró uno de los dos gasoductos que llegan a España por sus malas relaciones con Marruecos; y aunque Argelia no violó los contratos, sí optó por no renovarlos.

Desde entonces, el flujo del gas ha disminuido considerablemente. En el mes de febrero, el gas argelino representó poco más del 20 %, lejos de casi el 60 % de 2015.

En ese contexto, EE.UU. es el gran beneficiado en este giro, porque ha pasado de ser casi inexistente en 2016 a convertirse en el primer exportador de gas a España.

Ahora habrá que ver qué consecuencias económicas tendrá para España la crisis diplomática abierta con Argel. 

Con información de RT

Siguenos en nuestras redes:

Twitter: @Madridnews24es | Facebook: Madridnews24 | InstagramMadridnews24