Diésel se dispara a su máximo en tres meses y roza de nuevo los 2 euros 

0
249

Los precios de la gasolina y el diésel en España se dispara por segunda semana consecutiva después de que la OPEP+ decidiera recortar drásticamente su producción de petróleo el pasado 5 de octubre. Los conductores que se acerquen estos días a llenar el depósito pagarán 1,95 euros por cada litro de diésel (un 4,8% más que la semana pasada). Mientras quienes reposten con gasolina tendrán que desembolsar 1,76 euros por cada litro repostado (un 2,9% más). Dos cifras que se reducirán en 20 céntimos por el descuento a los carburantes que el Gobierno lleva aplicando desde el pasado mes de abril.

Traducidos a la vida cotidiana, estos números implican que llenar un depósito de tamaño medio (55 litros). Cuesta ahora 107,25 euros en el caso del gasóleo (5 euros más que la semana pasada) y 96,8 en el caso de la gasolina (3,75 euros más). De esta forma, llenar el tanque con diésel es ahora igual de caro que hace tres meses, Mientras que la gasolina ha alcanzado un nuevo máximo en mes y medio. 

Si extendemos la comparación a comienzos de 2022, el gasóleo ha aumentado su precio un 44% respecto al arranque de año (un 30% si se incluye el descuento). Mientras que la gasolina se ha incrementado un 19% (apenas un 5,4% una vez aplicada la bonificación). Unas subidas que, si se añaden a las de la factura de la luz y del gas y el encarecimiento de los alimentos. Están vaciando poco a poco los bolsillos de los españoles, cuyos salarios apenas se han revalorizado un 2,6% en lo que llevamos de ejercicio.

Te puede interesar: Pionyang continúa disparando artillería en respuesta a las maniobras de Seúl

Motivos del alza

Las razones por las que las gasolinas han vuelto a iniciar una senda al alza tras un verano continuado de caídas en los precios son diversas. Por un lado, la decisión de la OPEP+, un cártel formado por algunos de los principales países productores de petróleo en el que participa Rusia. De recortar la producción en dos millones de barriles diarios (equivalentes al 2% de la producción mundial) ha provocado un ligero repunte en el precio del petróleo. 

El barril de Brent cotiza ahora a 94 dólares, un 3% más que hace 15 días. Un precio por barril muy similar a la que existía hace poco más de un mes. Cuando la gasolina se pagaba en el surtidor a un precio casi igual al actual (1,75 euros el litro). Sin embargo, la última vez que se vio un precio del diésel similar en las estaciones de servicio, el Brent marcaba 105,6 dólares. 

La distinta dinámica de precios que están siguiendo la gasolina y el diésel en las últimas semanas tiene mucho que ver con el contexto internacional y la meteorología. A diferencia de la gasolina, el gasóleo se emplea frecuentemente también para alimentar determinadas calefacciones. Por lo que su demanda está aumentando a medida que se acerca el invierno y las temperaturas bajan. Todo ello en una situación de elevadísima incertidumbre en la que el gas está en precios históricamente altos. 

Además, dos de los principales productores de gasóleo del mundo, Rusia y Estados Unidos, atraviesan una situación excepcional. El embargo parcial al petróleo ruso provoca que estén llegando muchos menos productos petrolíferos desde ese país desde hace meses.

El veto al crudo ruso será total en diciembre y se extenderá a todos los productos petrolíferos en febrero. Por lo que muchos compradores están aprovechando estos días para acumular stock para el invierno. A esto se suma la delicada situación en Estados Unidos, donde las reservas de gasóleo están en niveles históricamente bajos para esta época del año.

Con información de 20 minutos

Siguenos en nuestras redes:

Twitter: @Madridnews24es | Facebook: Madridnews24 | InstagramMadridnews24