Cómo sacar a un inquilino moroso de tu casa

0
313
Foto: Cortesía

Conozca cómo sacar a un inquilino moroso de su casa. A la hora de alquilar una vivienda, uno de los mayores miedos que suelen tener los propietarios es que su inquilino no pague la mensualidad. Y decida quedarse indefinidamente en el piso.

Ante el aumento de la morosidad en España, la mejor medida de prevención para los arrendadores es consultar el fichero de morosos. Pero también hay una serie de pautas a llevar a cabo en el caso de que se encuentre en esta indeseada situación.

Según recogen desde Idealista, la clave es actuar lo más rápido posible en cuanto empiecen a sucederse los retrasos en el pago del alquiler.

De este modo, el primer paso para sacar al inquilino moroso de la vivienda es comunicarlo en firme, a ser posible mediante burofax. Donde conste la cantidad que debe y el tiempo de plazo que tiene para pagar. 

A partir de ahí, si continúa sin pagar, se podrá interponer una demanda por impago e iniciar el proceso de desahucio. Para lo que se recomienda contar con el asesoramiento de un abogado especializado en este tipo de procesos judiciales.

Te puede interesar: Una DANA llega con lluvias a España antes de volver al calor veraniego

Una vez admitida la demanda por impago, el inquilino moroso tiene un plazo de 10 días para pagar la deuda antes de seguir con el proceso judicial.

Para que esa demanda sea admitida, el propietario afectado deberá aportar el contrato de alquiler. Las escrituras que demuestren que el demandante es el propietario de la casa arrendada, el certificado y los acuses de recibo del burofax enviado al inquilino. Así como los justificantes de los demás gastos que el inquilino no haya pagado. Como puede ser la factura de la electricidad, del agua o el gas.

Ante esta situación, el moroso tiene tres opciones: pagar el dinero que debe, desalojar la vivienda o bien oponerse a la demanda.

El último recurso es el desahucio del inquilino moroso para recuperar la vivienda, un proceso judicial que puede durar un año y que además supone un gasto. Aunque se recupere la casa, no siempre ocurre lo mismo con la deuda, ya que muchos se declaran insolventes.

Sin embargo, entre los pasos que no se deben seguir para sacar a un inquilino que no paga se encuentran acciones como cambiar la cerradura de la vivienda, cortar los suministros, amenazar al arrendatario. Así como vender o alquilar la vivienda a otra persona.

Con información de 20 minutos

Siguenos en nuestras redes:

Twitter: @Madridnews24es | Facebook: Madridnews24 | InstagramMadridnews24