Los ‘negocios’ de los comisionistas: ¿de qué se les acusa? 

0
55
Foto: Cortesía

Conoce los ‘negocios’ de los comisionistas. El pasado viernes 1 de abril se abrió una nueva polémica en el Ayuntamiento de Madrid. La Fiscalía Anticorrupción había estado investigado a dos empresarios durante un año y medio y ya tenía su dictamen.

Luis Medina -hijo de Naty Abascal y del duque de Feria- y su amigo Alberto Luceño habían cobraron comisiones «exageradas» por vender material sanitario al Ayuntamiento de Madrid durante la pandemia. Los detalles se han ido conociendo a lo largo de la semana. Comencemos por el origen.

¿Por qué se investiga a dos empresarios?

En marzo de 2020, en los meses más duros de la pandemia; dos empresarios se pusieron en contacto con el Ayuntamiento de Madrid para ofrecer material sanitario: mascarillas, guantes y geles. El Ayuntamiento firmó contratos con la empresa Leno, por los que pago 11,9 millones de dólares. Por estos contratos, los empresarios cobraron una comisión de 6,1 millones de dólares; Medina se llevó un millón de dólares y Luceño, 5,1 millones.

Te puede interesar:  La mascarilla ya no será obligatoria en espacios cerrados el 20 de abril

¿De qué les acusa la Fiscalía?

La Fiscalía acusa a ambos empresarios de estafa agravada, falsedad en documento mercantil y blanqueo de capitales. La querella, que ha sido admitida a trámite; sostiene que Alberto Luceño y Luis Medina actuaron «de común acuerdo y con ánimo de obtener un exagerado e injustificado beneficio económico». También dice que la persona que inicialmente contactó con el Ayuntamiento de Madrid fue Luis Medina; «aprovechando su condición de personaje conocido en la vida pública y su amistad con un familiar del alcalde de Madrid».

Asimismo, Anticorrupción acusa a Luceño de presentar documentos falsos que fueron elaborados por él y con la firma de BBB «simulada por el propio Alberto Luceño». También dice que Luceño se presentó como experto en importación de productos procedentes del mercado asiático, con fábricas en China a su disposición; y como agente exclusivo de la empresa malaya EEE, a través de la cual se iba a realizar la importación.

Asimismo, dijo actuar movido por el deseo de colaborar en la lucha contra la pandemia. «En realidad, ni tenía experiencia significativa en negocios de importación ni disponía de fábricas en China; del mismo modo que tampoco era agente exclusivo de ninguna empresa malaya ni actuaba movido por ninguna intención altruista».

¿En qué se gastaron el dinero?

En productos de alta gama. La querella especifica las compras que Alberto Luceño costeó con el dinero recibido desde Malasia e ingresado en su cuenta personal. Una estancia en un hotel de Marbella, del 10 al 16 de agosto de 2020, por la que abonó 60.000 euros; tres Rolex por los que abonó 42.450,00 euros; siete coches [Ferrari, Porsche, Mercedes, Range Rover, entre ellos] por 1.034.299,01; así como una vivienda en Pozuelo de 1.107.400 euros, entre otros bienes que adquirió.

Luis Medina, por su parte, transfirió la práctica totalidad del saldo de la cuenta en que había recibido las transferencias a otra cuenta personal suya abierta a su nombre; con los que adquirió: un yate modelo Eagle 44 por 325.515 euros, y dos bonos que suman 400.000 euros.

¿Por qué podría salpicar al alcalde Almeida?

No se investiga ni al Ayuntamiento ni al alcalde. Sin embargo, José Luis Martínez-Almeida está señalado por presuntamente haber intermediado con los comisarios. Él lo niega en rotundo: «No tuve ninguna participación directa ni indirecta en esa negociación»; pero habría sido su primo quien le habría puesto en contacto al Ayuntamiento con Luis Medina.

De nuevo, el alcalde dice que «no tenía ni idea» de que su primo había intervenido y que este familiar no guarda relación de amistad con Luis Medina. Su relato está en entredicho. La propia vicealcaldesa se ha desmarcado esta mañana compareciendo por separado. «Hay fallos, el caso es feo», dice Begoña Villacís.

¿Cómo contactó Medina con el Ayuntamiento?

Hay dos versiones. La del alcalde y la del empresario Luis Medina. Acorde al relato del alcalde, Luis Medina envió dos correos electrónicos, con su número de teléfono, al buzón de la Dirección General de Alcaldía; el 18 y 19 de marzo de 2020. Una dirección que le habría proporcionado anteriormente el primo del alcalde.

Esos correos se redireccionaron del modo que se había establecido: primero, al área de Seguridad y Emergencias y después; a la persona encargada de comprobar la viabilidad de las contrataciones, es decir, la coordinadora General de Alcaldía. Es ella quien, según la versión del alcalde, contacta con Luis Medina.

Una versión que difiere de la del empresario, que en su entrevista en El Confidencial asegura que tuvo contacto telefónico con el Ayuntamiento. «Esa tercera persona, que no tiene nada que ver en esto; habló con ese familiar del alcalde para preguntarle con quién tenía que contactar yo en el Ayuntamiento de Madrid para comentarle que podía traer material sanitario; y me pasó el teléfono de la responsable de Compras del Ayuntamiento», dice Medina.

Almeida lo niega y aprovecha la entrevista para subrayar que «queda claro que no tenía ningún tipo de amistad» cuando no sabía si es su hermano o su primo.

Con información de 20 minutos

Siguenos en nuestras redes:

Twitter: @Madridnews24es | Facebook: Madridnews24 | InstagramMadridnews24