Acusan al Papa Francisco de «desgarrar la Iglesia católica»

0
588

Acusan al Papa Francisco de desgarrar la iglesia. El escritor y ensayista norteamericano de ascendencia irlandesa, fiel defensor de los rituales originales del catolicismo; Michael Brendan Dougherty; ha escrito un editorial en el periódico The New York Times en el que acusa al Papa de «desgarrar la Iglesia Católica» con la medida que limita al máximo las misas en latín.

Para acabar con la antigua misa en latín, el Papa Francisco está utilizando al papado precisamente de la manera que los progresistas decían deplorar: centraliza el poder en Roma, usurpa las prerrogativas del obispo local e instituye un estilo de microgestión motivado por la paranoia de la deslealtad y la herejía.

Quizás para proteger sus creencias más profundas», ha escrito el intelectual en el diario.

Acusan al Papa Francisco de desgarrar la iglesia

Brendan hace así referencia al motu proprio ‘Summorum Pontificum’ publicado el pasado 16 de julio en el que el pontífice limitaba la celebración de misas en latín por el rito antiguo preconciliar -la conocida como misa tridentina-, al imponer que, para celebrar la eucaristía según este rito, se necesita el permiso del obispo y prohibir que se realice en las parroquias.

 En 2007, Benedicto XVI había rehabilitado la misa con este viejo rito, en un gesto de acercamiento a los sectores ultraconservadores.

Te puede interesar: ¡Inevitable! el cambio climático no tiene vuelta atrás

El autor del texto acusa al Papa de acometer una «nueva represión».

Así, Dougherty afirma que la misa en latín -que, además de la lengua; conserva rituales como el del sacerdote y los fieles apuntando hacia el altar y el santuario-; se celebra cada vez más en «parroquias prósperas, llenas de jóvenes» y que su persistencia es un «deber religioso» para los devotos.

Critica también las «excentricidades» de una «misa moderna»

En este marco, critica las «excentricidades» que «a veces se encuentran en una misa moderna, como globos, música de guitarra o aplausos» y llama a conservar el permiso de practicar los métodos originales.

«Sin embargo, el papa Francisco considera que esta misa y el modesto número creciente de católicos que asisten a ella son un problema grave […].

Para proteger la ‘unidad’ de la Iglesia, abolió los permisos que el papa Benedicto XVI nos dio en 2007 para celebrar una liturgia; cuyo corazón permanece inalterado desde el siglo VII», denuncia el ensayista.

Con información de 20 minutos

Siguenos en nuestras redes:

Twitter: @Madridnews24es | Facebook: Madridnews24 | Instagram : Madridnews24